miércoles, 23 de marzo de 2011

Revista NM N° 7



NM N° 7


Ediciones Turás Mor


VV.AA.


Portada: Bárbara Din


Imbolc 2008




La continuidad de un proyecto editorial a largo plazo es algo digno de destacarse, y más aún si esta continuidad nos permite estar en contacto con autores que de otro modo no tendríamos oportunidad de conocer. Así de directo.


NM, de Ediciones Turás Mor, dirigida por Santiago Oviedo, es de esas publicaciones que “deberían” ocupar un lugar expectante dentro de la producción fantástica en idioma español. Basada en la internet, su trascendencia por encima de cualquier frontera física no guarda, sin embargo, concordancia con el impacto que debería tener en el fandom lector: parece que a los hispanoamericanos no nos gusta arriesgar por nosotros mismos.


Por suerte, esta realidad – que esperamos cambie a mediano plazo – no impide que publicaciones como NM continúen apareciendo.


Lo único malo de NM es no poder leerla al ritmo de su publicación. Recién he terminado el número siete, pese a que al momento de publicar este comentario, marzo de 2011, van por el número diecinueve, que puede descargarse en diversos formatos, de manera gratuita.


El siete es un número cabalístico. Si ya lo pasaron, al igual que el número trece, eso quiere decir que tendremos NM para rato.


Y eso es una buena noticia.

Daniel Salvo



***

Perturbación (José A. González Castro).- Un cuento lovecraftiano, sin serlo en el fondo. El ánsia de comprobar la existencia del alma lleva al protagonista a experimentar con objetos antiquísimos, llenos de la maligna esencia de los demonios del mundo antiguo.



Terraformación (Paula I. Salmoiraghi).- La transformación del planeta Venus en un entorno capaz de albergar vida, para luego ser colonizado por terrestres, es mostrada como un proceso con muy poca épica y mucha melancolía, no exenta de cinismo.



Heráclito en “Blade Runner”: el asomo del no ser como esperanza (Jesús A. Morales Rojas).- Enjundioso ensayo filosófico en torno a la película del mismo nombre, y las lecciones que nos deja.



El centro del tiempo (Claudio Biondino).- Una deslumbrante historia de viajes en el tiempo, en la que se produce un choque entre voluntades que, buscando lo mejor para la humanidad, intervienen en su evolución y desarrollo “antes” de que aparezca la civilización humana como tal. Tal enfrentamiento lleva a una paradoja, pero también, a una siniestra forma de inmortalidad.



Un viaje al ombligo del mundo (Fernando Bonsembiante).- El consumo de drogas es algo que no puede tomarse a la ligera. Sobre todo, por que además del consumidor, existe el creador de las drogas, al cual solemos atribuirle intereses meramente crematísticos. Inventar drogas para luego venderlas, probándolas primero entre consumidores que no saben que son parte de un experimento, puede parecer algo criminal pero humano al fin y al cabo. Pero, ¿y si los creadores de ciertas drogas tuvieran otros intereses distintos a la mera obtención de beneficios económicos? Ojalá que por lo menos sean benévolos.



El regreso del hombre muerto (Sergio Gaut vel Hartman).- Tenso relato en torno a uno de los sueños más acariciados por la mayoría de seres humanos: que nuestros seres queridos puedan resucitar. En este caso, el hombre muerto que regresa de la muerte, es un cadáver reanimado por la ciencia -un “recuperado”- con pensamientos y voluntad propia. Pero frente a esta realidad – que ni el mismo entiende-, están los hijos, quienes se debaten entre las dos únicas posibilidades que tienen para enfrentar la situación: o bien el padre realmente ha sido “resucitado”, o están ante una especie de zombie cargado con las memorias del padre y activado como si fuera un juguete. ¿Podría ser ese el futuro de la humanidad, la posibilidad de vencer a la muerte? Pero en realidad, ¿qué es lo que regresa de la muerte?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada