jueves, 1 de octubre de 2009

Revista NM N° 3 (VV.AA.)


Revista NM N° 3
Ediciones Turás Mor


Editorial:
Explicando por qué la revista, en buena hora, se volvío trimestral

El sueño del pibe (Miguel Á. Peña):
¿Hasta dónde puede llegar el deseo de fama de un escritor? ¿Vendería su alma al diablo sólo por ver su nombre grabado en letras de molde en alguna enciclopedia del futuro? En éste relato, el diablo cumple lo que promete a un petulante plumífero, pero a su muy endiablada manera.

Tercera expedición a Iliros IV (Santiago Oviedo):
El ansiado encuentro entre los representantes de la Tierra y unos peculiares seres extraterrestres cuyo sentido del humor parece más próximo a lo que los terrestres denominamos horror.

Lo único que hacemos es desear (Saurio):
El mundo del más allá visto de la forma más irreverente que pueda imaginarse. Así da gusto estar muerto, aunque sea sólo para jamar, gurbar, fexkir y qrañer. Una Eternidad donde es imposible aburrirse, sobre todo si la describe la prosa de Saurio.

Un viaje al ayer (Sergio Gaut Vel Hartman):
Un triste viaje al ayer, realizado por unos viejos en un bar, para quienes los adelantos científicos de la época futura no traen felicidad ni diversión, sino el amargo sabor del desencanto y la decepción. Versificar es fácil, refugiarse en las fantasías también. Pero estos hombres saben que ninguna fantasía puede suplir el recuerdo del amor perdido, y que ningún fantasma electrónico - aún el más bello fantasma, la imagen idealizada de la mujer que alguna vez se amó- puede reemplazar la ausencia de lo real.

El embalsamador (Dicierbi-Frattini):
Un cómic de sabor antiguo, como aquellos que solía leer de niño (El siniestro Dr. Mortis, El monje loco, Tit-Bits, Skorpio y tantos otros), con gráficos que son sugerentemente siniestros desde la primera viñeta. Horror en estado puro.

Vida artificial (Daniel Barbieri):
En un futuro en el cual un arma bacteriológica ha convertido en inhabitables las ciudades, algunos solitarios, como el protagonista de esta historia, dedican sus rutinarias vidas a seguir las disposiciones, aparentemente sensatas, de máquinas y gobernantes tan enigmáticos como distantes. La soledad que abruma al pobre Lucas lo lleva a descubrir que no está tan solo como pensaba, pero que tampoco era la persona que creía ser. Asumir su nuevo destino, si bien le otorga alguna esperanza de conseguir compañía, no lo libera de un melancólico y largo presente.

Camila (María del Pilar Jorge):
Una mujer traicionada es capaz de muchas cosas. Incluso de volver desde donde nadie vuelve jamás.

Gómez y Ricuti (Ricardo G. Giorno):
Costumbrismo cósmico, basado en las peripecias de dos recicladores de mundos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada